Categorías
Cocina española Pescados Recetas

Gambas al Ajillo: Un Bocado del Mar

¿Quién no disfruta unas buenas gambas al ajillo, o de cualquier otra forma de prepararlas?

Este delicioso crustáceo, tan parecido al camarón y al langostino, es bastante popular en España y muchas de sus presentaciones son bastante accesibles, elaboradas con ingredientes que casi siempre tenemos a mano.

Las gambas al ajillo es una de las tantas maneras para preparar estos sabrosos mariscos, la cual destaca entre las más tradicionales. Este plato no te exigirá demasiados ingredientes ni mucho tiempo en la cocina.

Te gustará saber, además, en que menos de una hora podrás tener las gambas al ajillo servidas sobre la mesa, listas para degustar.

Empecemos por lo que necesitas tener en casa.

gambas al ajillo

Ingredientes para preparar gambas al ajillo

  • 3-4 tazas de aceite vegetal o de oliva.
  • 2 tazas de gambas previamente limpiadas.
  • 1 cucharada de ají molido.
  • 1-2 cucharadas de pimentón.
  • Sal al gusto.
  • 2 cucharadas de coñac.
  • 2 cucharadas de vino blanco seco.
  • 1 pan lácteo en rodajas.
  • 1 frasco mediano de mayonesa.
  • 300 gramos de queso rallado.
  • Pimienta negra de molinillo al gusto.
  • 6 dientes de ajo.

gambas al ajillo

Estos ingredientes bastarán para que coman cuatro personas adultas. También es importante señalar que la cantidad de queso usado puede variar según la preferencia de la persona que cocina.

Pasos a Seguir

Primero lo primero, empezaremos a preparar las gambas al ajillo con mucha paciencia y atención. Cuando haya oportunidad, saltaremos con las tostaditas de queso, las cuales serán ideales para acompañar este ibérico plato.

  • Colocar el aceite a hervir en una sartén.
  • Pelar los ajos y picarlos de manera fina y delicada. Una vez bien caliente el aceite, sofreír el ajo en él.
  • Pasado un momento, agregar a la sartén con el aceite y el ajo, las gambas y el ají molido.
  • El coñac se debe usar en este punto para flambear el contenido del sartén. Tomar dos tenedores y removerlo todo de manera energética pero con mucho cuidado con el aceite caliente.
  • Tomar el vino blanco a usar y agregarle el pimentón. Procurar que quede bien mezclado antes de agregarlo sobre el contenido del sartén.
  • Bajar el fuego y permitir que las gambas se hiervan, justo hasta el momento en el que el vino se evapore a totalidad.
  • Colocarle la sal al gusto y terminar de remover las gambas junto al ajo.
  • Apagar la sartén y dejar que se enfríe un poco antes de servir en las típicas cazuelitas.

Ahora, vayamos con las deliciosas tostaditas de queso que acompañarán estas gambas al ajillo.

  • Se debe cortar el pan en discos de 5 centímetros aproximadamente.
  • Colocarle mayonesa al gusto en la superficie de cada rodaja.
  • El queso rallado debe estar puesto en una bandeja o plato. Cada rodaja de pan con mayonesa debe colocarse sobre el queso, procurando el contacto con la salsa.
  • Disponer de una bandeja apta para usar en el horno y acomodar todas las rodajas de pan, con la mayonesa y el queso viendo hacia arriba.
  • Hornear unos minutos hasta que adopten la consistencia preferida.
  • Después de sacarlos del horno, se pueden terminar colocándoles un poco de pimienta negra molida.
  • Ubicar las tostaditas de queso necesarias en cada plato de gambas al ajillo.

Después de estos sencillos pasos y unos treinta minutos en la cocina, todo estará listo para disfrutar unas exquisitas gambas al ajillo.

Este plato no es tan popular por cualquier cosa. No importa que no seas amante de los mariscos. Una vez lo pruebes, el siempre sensual gustillo del ajo te enamorará.

¡Buen provecho!